Gestión de los cambios

Hoy en día vivimos en un mundo globalizado en el que las fronteras han dejado de ser una barrera. Cada vez más, las empresas se tienen que adaptar a los cambios y estos no solo provienen de su entorno más cercano o su país, sino que afectan al mundo entero. Para ello se exige flexibilidad y rapidez, ya que solo los que consigan adaptarse antes, se encontrarán en una posición ventajosa respecto a sus competidores.

Actualmente nos encontramos en un periodo con muchas dificultades para las empresas en todos los sentidos, para lo cual muchas de ellas están acometiendo profundos cambios internos que las hagan más eficientes y de este modo conseguir reducir gastos superfluos. Muchas intentan centrarse  en su “core business”, externalizando todo aquello que no les aporta valor. No obstante, otras intentan realizar reorganizaciones que les permitan mejorar su posición de mercado y ganar más cuota de mercado. Al final todo se traduce a una palabra “Cambios”.

La gestión de estos cambios no siempre será bien recibida por parte de los empleados, lo cual se puede deber a varios motivos, falta de información, no implicación por parte de la directiva, etc. A pesar de todo, siempre suele existir gente que se resiste a ellos y que piensa que si lo antiguo funciona o ha ido bien, ¿Por qué cambiarlo? Esta afirmación es un claro error, pues nadie nos asegura que lo que funcionaba hace años o meses vaya a funcionar ahora, pues cada vez más los ciclos de vida son más cortos y se necesita una mayor agilidad en la toma de decisiones. Todo esto implica que la gestión de los cambios no suele resultar un mero trámite de cambiar lo viejo por lo nuevo, por lo que habrá que dedicar los recursos necesarios si se quieren abordar los cambios con éxito.

En mi opinión, cualquier cambio que se adopte, habiéndolo estudiado previamente y que mejore la situación de la empresa, debe ser realizado. Pero hay que tener cuidado de no olvidarse de lograr la implicación de todos los miembros de una empresa, aportando información y motivación para el cambio, o de lo contrario será un rotundo fracaso.

Para todos aquellos que se resisten a los cambios, en estos tiempos de incertidumbre, les recomiendo el siguiente video “¿Dónde está mi queso?”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s