¿Dónde vamos a cenar?

Vivimos en un mundo en el que en cada momento tenemos que estar tomando decisiones, algunas más importantes que otras y que pueden condicionar nuestro futuro o el de terceras personas, pero en el que la forma y el método en el que tomar las mismas condicionarán tanto nuestra personalidad así como la forma en la que nos enfrentamos a los problemas.

La pregunta del título es una cuestión muy irrelevante, pero sin quererlo comenzamos a establecer juicios acerca del lugar en el que nos gustaría cenar. Nos podemos basar en criterios como, que es lo que más nos gusta, o cuál fue al último sitio que fuimos y nos gustaría cambiar, qué es lo último que hemos comido y no queremos repetir, etc.  Todas estas preguntas nos las realizamos en apenas unos segundos y respondemos de acuerdo a ellas. Ahora bien, ¿Qué método seguir cuando la respuesta no es tan trivial o cuándo las consecuencias de nuestra respuesta pueden suponer un cambio?

El deseo de responder rápidamente puede llevarnos a cometer errores y por tanto, ante situaciones complejas hay que establecer un método que nos ayude a poder tomar una decisión en base a unos criterios. Aunque existen varios métodos los más utilizados son:

  •  Ranking: Primero hay que identificar los factores clave y ponderar los mismos según su grado de importancia. Posteriormente se puntuaría cada uno en base a las diferentes estrategias.
  • Escenarios: Las distintas alternativas se comparan en función de distintos escenarios futuros y se evalúan las posibles consecuencias tras llevar a cabo la acción.
  • Árboles de decisión: Se identifican los factores clave, los cuales se van eliminando progresivamente en función de unos criterios establecidos.

La utilización de uno u otro método dependerá de cada persona así como de la urgencia de la respuesta, su importancia y su complejidad. Al fin y al cabo, una decisión no es más que la  selección de una acción entre varias alternativas posibles con el propósito de conseguir algún resultado deseado y disponiendo de recursos limitados.

Todo ser humano lleva implícito la toma de decisiones de una u otra forma, y estas son las que con el paso del tiempo generarán distintas capacidades. La rapidez, la calma ante eventos inesperados son alguna de ellas, y estas se irán ganando conforme aumente el número y grado de complejidad de las acciones. ¿Qué métodos utilizáis para tomar vuestras propias decisiones e ir aprendiendo de aquellas cuya elección fue la incorrecta?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s