Solo dispones de 24 horas

Cuántas veces desearías que el día tuviera más horas para poder llevar a cabo todas las cosas que te gustaría realizar? Si realizas una correcta gestión del tiempo, ¿Has pensado que también es posible que parte de tus tareas las realice otra persona? No tengas miedo a lo que significa la palabra delegar, querer abarcar y controlar todo no siempre es posible.

En el mundo de las empresas, desgraciadamente, todavía existen multitud de pequeñas y medianas empresas y con carácter familiar, en el que el fundador quiere controlar todos los aspectos de la vida de su querida empresa. Para volúmenes pequeños, quizás sea posible, pero a medida que una empresa crece se hace indispensable utilizar la palabra delegar si tu jornada empresarial no quieres que se convierta en 12 horas diarias todos los días de la semana.

Delegar significa que otros hagan parte de nuestro trabajo, lo cual implica ceder dos aspectos fundamentales:

  • Autoridad para hacer y decidir por nosotros.
  • Cierta responsabilidad respecto a las consecuencias.

No obstante, muchos jefes/empresarios tienen miedo a que se equivoquen pos las tareas que solían realizar ellos, y esto se debe fundamentalmente a que el directivo no consigue delegar correctamente ya no puede evadirse de la responsabilidad así como a una falta de confianza en la persona elegida. Para una delegación eficaz debe existir un adecuado sistema de control que nos permita perder ese “miedo”. Los pasos para delegar eficazmente son:

  • Decidir qué voy a delegar y a quién: nivel de competencia, conocimientos y habilidades.
  • Definir y explicar las tareas claramente al colaborador, no es suficiente con indicar el camino, hay que explicar por donde hay que recorrerlo.
  • Determinar el nivel de autoridad respecto a las decisiones, en función de los conocmientos/experiencia del empleado y de la importancia del trabajo y/o peligro del proyecto.
  • Definir el proceso de aprendizaje y puntos clave como sistema de control.
  • Retroalimentación, aspectos a mejorar o cambiar del proceso de delegación.

Si se siguen estos pasos, las tareas que ya no hagamos serán realizadas con la misma calidad con la que las hacíamos nosotros. Por tanto, una vez que nos hemos organizados a nosotros mismos (gestión del tiempo), hay que aprender a organizar a los demás (delegar), con ello se enriquecerá a todos y nos daremos cuenta que utilizando un adecuado sistema de control podremos dedicar más tiempo a lo realmente importante.

Gestión del tiempo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s