Buy or rent? Santa Rita lo que se compra no se quita

“Santa Rita lo que se da no se quita” o como muchos creían, “Santa Rita lo que se compra no se quita…” Desgraciadamente estamos viendo continuamente a través de los medios de comunicación, como esta acción se está convirtiendo en el día a día de mucha gente que ve como aquello que creían que no se lo iban a quitar nunca, lo están haciendo.

Todavía somos una sociedad que piensa que alquilar un piso es “Tirar el dinero” y que tener una propiedad e hipotecarte con el banco es “la solución”, si no compras un piso no tienes nada tuyo (quién no lo ha escuchado), pero, ¿Qué es lo que está pasando ahora?  ¿Pero de verdad la gente se ha sentado alguna vez a pensarlo dos segundos y ha realizado unos simples números?  Desde todos los ámbitos lo que se ha fomentado es la compra y es justamente lo que hacemos, ni más ni menos, y ¿Por qué? Porque como dijo José Luis Sampedro, que en paz descanse, “Actuamos como borregos”, y aquellos que nos dicen que es bueno para nosotros lo hacemos sin mirar las posibles consecuencias.

Desgraciadamente hemos vivido y vivimos en una sociedad en la que se ha premiado la compra respecto al alquiler/renting con suculentas rebajas fiscales, y con los datos en la mano (del ministerio de Fomento) se demuestra fácilmente: 83% de viviendas en propiedad contra un 17% de mercado en alquiler, que contrasta con la media europea de un 38% en alquiler.  ¿Tan poco listos son nuestros vecinos que prefieren alquiler más que nosotros?

No obstante, ¿Realmente alquilar un piso es desaprovechar el dinero o en realidad estamos ahorrando? Dependerá de cada caso en concreto, para ello el New York time ha publicado una herramienta que permite calcular que es más rentable en términos monetarios si alquilar/comprar, seguro que a muchos les sorprenderá los resultados:

 Comparador Alquiler vs Compra

Anuncios

Teorías conspiratorias

Todos los días recibimos una gran cantidad de información que procesamos y que en función de ella solemos tomar unas determinadas decisiones. Pero, ¿Toda la información que recibimos es objetiva o viene “condicionada”, por no decir manipulada, por ciertas creencias o por intereses que no se desean conocer?

Hay dos videos que claman al cielo ante la distorsión de la realidad mediante la cual unos pocos consiguen hacernos creer que todo es producto del orden natural. El primero versa sobre una entrevista a un estadounidense que no deja títere con cabeza en relatar como los EEUU aplican su sistema para esclavizar a los países con quien tiene contactos o intereses comerciales.

 

El segundo versa sobre como las empresas nos inducen al consumismo innecesario, reduciendo el tiempo de vida de los productos para que el dinero rote a una mayor velocidad. Estamos en la era del consumismo y de la “obsolescencia programada”, por ello el viernes pasado se aprobó la subida del IVA al 21% con lo que así podremos permitirnos comprar más productos. Se estima que este aumento significará un gasto adicional de 500€ por familia,  menos mal que el partido del gobierno no quería subirlo, acuérdense de la campaña de “NoMasIva”.

Documental comprar tirar comprar 

Ante la vista de ambos videos, ¿Se ha reconvertido el método de esclavización antiguo, al actual rescate de Grecia? ¿Esta España en peligro de convertirse en uno más de esta amplia lista tras el ya anunciado “rescate bancario”? Las respuestas no son fáciles ni obvias ni creo que se conozcan nunca, lo único cierto es que alguien tiene demasiado poder como para mecer las manecillas de los títeres y experimentar con ellos.

La sociedad del Futbol

Desde hace dos semanas que estamos disfrutando de la tan ansiada Eurocopa de futbol, tan esperada y deseada tanto por aficionados como por no aficionados, para tener distraía a la plebe y darles una alegría en medio de todo este panorama de rescate, o mejor dicho, préstamo bancario.

Además, ¿Cuántas banderas de España estamos viendo estos días adornando nuestros balcones? ¿Cuántas pancartas en protesta de los recortes hay sin embargo en ellos? La comparación puede ser realmente sorprendente, pero la cruda realidad es la que podemos apreciar dando una vuelta por nuestras calles. Nos volcamos más en apoyar a nuestra selección para que gane la Eurocopa, mientras nos da igual que se instaure el copago en sanidad, por poner un ejemplo de tantos.  Es lo que muchos denominan, una sociedad dormida.

Vivimos en una sociedad donde lo más importante es el yo, y mientras mi burbuja vital no sea alterada, me es lo mismo si mis vecinos han perdido su trabajo, porque mi burbuja no sufrirá cambio alguno. El problema es que tarde o temprano te acabará tocando y en caso de tener una cierta empatía, te acordarás de aquel momento en que tu pasividad podría haber condicionado el futuro. Estoy convencido que el resultado y la cooperación, en Inglaterra hubiera sido distinto (post anterior)

Mientras tanto el gobierno ya piensa de qué forma desviar la atención una vez terminen los encuentros futbolísticos, aunque lo van a tener realmente fácil, los juegos olímpicos. Yo apoyo a la selección, pero en mi balcón seguirá estando la misma reclamación a unos derechos que tanto habían costado de conseguir y que poco a poco estamos perdiendo, los culpables, en cierto modo, nosotros mismos por permitirlo.

Si funciona, ¿Por qué cambiarlo?

Tras una pequeña estancia por el país que más adora a su monarquía o más público lo hacen, me he dado cuenta que eso no es solo lo que nos diferencia de ellos, sino muchas más cosas que hacen que un país funcione de forma muy diferente al otro.

España está viviendo una de sus peores crisis económicas desde que el capitalismo moderno se instauró entre nosotros, muchos tienen que emigrar en busca de un futuro mejor a países que están mejor posicionados y no han sido “rescatados”. Inglaterra es el caso, donde el número de españoles aumenta cada día y comienzan a buscarse un trabajo con el que subsistir, ejemplo es C.M. Tras la no respuesta a ninguno de sus CV en territorio español ha decidido emprender este viaje, no está siendo fácil pues nadie te regala nada y todo se puede volver en tu contra en un momento.

Pero, ¿Tan diferentes son ambos países? Realmente, la diferencia más grande reside en la actitud. En España únicamente nos preocupamos de nuestro bienestar y/o felicidad, allí tienen una cultura que fomenta en mayor medida la cooperación, voluntariado y trabajo en equipo. Solo hay que ver el pasado fin de semana con el Diamond Jubilee para darse cuenta de tal diferencia.

Esta es solo una de las pequeñas diferencias, porque al igual que una empresa normal comparada con una empresa que hace bien las cosas, las diferencias residen en multitud de detalles que se realizan de la mejor manera posible y permiten incrementar su valor en todos los sentidos. Ellos saben muy bien cómo vender sus marcas y donde reside su auténtico “core”, nosotros todavía lo estamos buscando y lo peor es que no hemos encontrado aún el camino.

Además, aplican una norma no escrita que les funciona y muy bien, cosa que aquí parece que no hacemos mucho caso, pues nos gusta hacer y deshacer lo que ha realizado los anteriores. Como dicen en el país anglosajón, al final lo que cuenta es que “If it isn’t broken, why we have to fix it?”

 

La importancia de la forma

A la hora de transmitir un mensaje, importa tanto el contenido como la forma en la que se comunica lo que se desea, mensajes con alto contenido pero transmitidos de una forma inadecuada no tendrá la misma repercusión que si se hubieran realizado de otra  manera. En el siguiente video podemos encontrar una clara combinación de ambas, una chica de 12 años explicando la situación económica de su país y como se ha llegado hasta ese punto en Canadá.

En pocas semanas, el video anterior ha calado muy hondo entre, no solo la población de Canadá, sino en todo el mundo. Pero, ¿Por qué?, ¿Acaso en su mensaje está poniendo de manifiesto algo que no sabíamos, o que ya deberíamos de saber? La respuesta es obvia, una niña hablando de la crisis económica transmite un mensaje muy claro y alto: “No es un problema que afecte a unos pocos, sino justamente lo contrario, ha sido creado por unos pocos pero afecta a todo el conjunto de la población, incluyendo los más jóvenes y su futuro”.

Es de estos últimos quienes tienen, mejor dicho, tenemos la oportunidad de cambiar las cosas hacía un modelo socio-económico más sostenible y que tenga una mayor regulación, en el que las autoridades no esclavicen a sus ciudadanos con los bancos, y se establezcan unos límites a la deuda para que sea soportable por todos los individuos.

Al fin y al cabo, el modelo capitalista está basado en la confianza de un dinero que no existe, pero que confiamos a los bancos. Esta confianza está siendo duramente atacada por los últimos acontecimientos, tanto por la ineptitud de unos como por la desconfianza ciega de otros. Un cambio es posible, ya lo dice Victoria Grant en el vídeo anterior “Nunca dudes que un pequeño grupo de personas puede cambiar el  mundo. De hecho, es lo único que lo ha hecho.”

Por tierra, mar o aire

Esas son las salidas que últimamente tienen muchos de los recién titulados españoles, solo hace falta ver los programas de moda de “Españoles por el mundo” para darse cuenta de tal situación, es más, quién no conoce alguno de estos casos.

 
Muchas veces si que encuentran un trabajo en su país pero este no ofrece las condiciones para las cuales se han esforzado durante varios años con las expectativas de lograr un trabajo digno, condiciones precarias que muchos se niegan a aceptar y que finalmente lo hacen dadas las necesidades económicas.

Otros en cambio, ni siquiera llegan a encontrarlo ya que su sector esta realmente dañado por culpa de la crisis, es el caso de todo lo relacionado con la construcción. Conozco de primero mano a M.G., arquitecta recién licenciada que ha tenido que emigrar a Alemania en busca de un futuro mejor, tras unos meses en prácticas ahora esta mejorando su Alemán, porque no os engañéis, sin hablar su idioma y solo con el inglés encontrar un trabajo allí no es nada fácil.

Sin embargo, me niego a considerar que somos una generación perdida y no estoy seguro que seamos la generación mejor preparada, lo que somos es una generación que tendrá que luchar por hacerse un hueco en la sociedad y por encontrar su camino. Esta situación complicada generará, en nosotros los jóvenes, acciones que no teníamos pensadas realizar pero que nos llevará a estar mejor preparados de cara al futuro.

Los políticos tienen gran parte de culpa, pero solo nosotros somos dueños de nuestros pasos y de enseñarles que estaban equivocados. Os dejo con el programa de ayer de la “Sexta Columna”, jóvenes sin rescate:

Jóvenes sin plan de rescate

Decadencia o expansión 2.0

Está claro que las redes sociales han supuesto un antes y un después en la forma de comunicarnos entre nosotros, facilitando las mismas sobre todo con quienes la distancia era un impedimento. Sin embargo, existe muchos detractores de estas o que no ven claro su uso así como la privacidad, ElPaís los ha llamado los “insumisos de las redes sociales”.

La cuestión es que existen muchas redes sociales que no están viviendo su mejor momento, XING, Fotolog y myspace cuentan con más de un 80% de abandono o no uso de las cuentas que dispone.  Tampoco hay que irse mucho más lejos para encontrar dos redes sociales que tienen una gran cuota de mercado y ,no obstante, poseen alrededor de un 35% de abandono.  Únicamente, Facebook se salva con un 10%.  ¿Quieren decir estos datos que las redes sociales se encuentran en una etapa de decadencia?

Si bien es verdad que existe una masificación de redes sociales, cada una de las que sobrevivan en el futuro próximo será porque ofrecerá algo distinto a su competencia o bien se especializará en un nicho muy concreto. Este es el caso de la nueva red social de Pinterest, con un aspecto visual muy atractivo, estableciendo las fotos como núcleo principal.¿Quién iba a decir que con el número de redes sociales  aparecería una nueva que en tan solo 1 año tendría 11 millones de usuarios?

En España estamos a la cabeza del uso de las redes sociales, así como su uso a través de smartphones, 44% de la población tiene uno. Pero, ¿hemos llegado a un punto de saturación en el que la volatilidad del producto es inminente? El futuro dirá si han tocado techo y el comportamiento que asumen los usuarios en ellas, pero un hito en el tiempo se acerca con la salida a bolsa de algunas de ellas y el valor intangible que alcanzarán.