Buy or rent? Santa Rita lo que se compra no se quita

“Santa Rita lo que se da no se quita” o como muchos creían, “Santa Rita lo que se compra no se quita…” Desgraciadamente estamos viendo continuamente a través de los medios de comunicación, como esta acción se está convirtiendo en el día a día de mucha gente que ve como aquello que creían que no se lo iban a quitar nunca, lo están haciendo.

Todavía somos una sociedad que piensa que alquilar un piso es “Tirar el dinero” y que tener una propiedad e hipotecarte con el banco es “la solución”, si no compras un piso no tienes nada tuyo (quién no lo ha escuchado), pero, ¿Qué es lo que está pasando ahora?  ¿Pero de verdad la gente se ha sentado alguna vez a pensarlo dos segundos y ha realizado unos simples números?  Desde todos los ámbitos lo que se ha fomentado es la compra y es justamente lo que hacemos, ni más ni menos, y ¿Por qué? Porque como dijo José Luis Sampedro, que en paz descanse, “Actuamos como borregos”, y aquellos que nos dicen que es bueno para nosotros lo hacemos sin mirar las posibles consecuencias.

Desgraciadamente hemos vivido y vivimos en una sociedad en la que se ha premiado la compra respecto al alquiler/renting con suculentas rebajas fiscales, y con los datos en la mano (del ministerio de Fomento) se demuestra fácilmente: 83% de viviendas en propiedad contra un 17% de mercado en alquiler, que contrasta con la media europea de un 38% en alquiler.  ¿Tan poco listos son nuestros vecinos que prefieren alquiler más que nosotros?

No obstante, ¿Realmente alquilar un piso es desaprovechar el dinero o en realidad estamos ahorrando? Dependerá de cada caso en concreto, para ello el New York time ha publicado una herramienta que permite calcular que es más rentable en términos monetarios si alquilar/comprar, seguro que a muchos les sorprenderá los resultados:

 Comparador Alquiler vs Compra

Anuncios

“El Arte de la Guerra” Sun Tzu

En estas navidades pasadas los señores de oriente decidieron traerme este ansiado libro en una de sus ediciones más impresionantes, con textos en chino y su traducción al español, “El arte de la Guerra” de Sun Tzu. Este libro, escrito hace más de 2.500 años es considerado como uno de los primeros que trataban sobre la temática de la guerra desde el punto de vista del general, y como tener en cuenta todos los factores estratégicos para alzarse con la victoria.El arte de la Guerra, sun Tzu

Apenas llega a las 100 páginas, sin embargo, la calidad de la escritura junto con la valiosa información escrita, hace que en cada uno de los 13 capítulos que lo componen, no puedas evitar pensar acerca de lo que se quiere transmitir, el trasfondo de las palabras.  El terreno, los espías, la doctrina de los guerreros, las formaciones, el conocimiento del adversario, la planificación, son aspectos que debe conocer el general y ponerlos en práctica, de la mejor manera posible, para lograr el fin, la victoria.

El mensaje último que transmite el libro es la siguiente: “La hazaña suprema es derrotar al enemigo sin entrar siquiera en combate” y todo el libro gira en conocer perfectamente los factores anteriores para conseguirlo. No obstante, este libro destaca también por las enormes analogías que existen con el mundo empresarial, conocimiento de la competencia, cultura corporativa, importancia del liderazgo, gestión de conflictos y un largo etcétera que intentaré desgranar más detalladamente en otro post.

Por tanto, no se trata de un libro meramente bélico y que versa sobre la guerra, sino un libro aplicable a varios aspectos de la vida como es el mundo empresarial, y que inevitablemente al leerlo, surgirán sobre nuestras mentes; estrategia militar y empresa nunca estuvieron tan enlazadas que en este manuscrito.

“IR o no IR” de Paco Muro

El último ejemplar de la revista emprendedores venía con el libro “IR o no IR” de Paco Muro, el cual he podido leer durante mis vacaciones estivales. Ha sido el primer libro en mi tiempo de ocio que leía acerca de la calidad de empresas y de cómo se puede ganar en calidad de vida y estar a gusto en nuestro propio trabajo.

En un marco económico como el actual, en el que existe diversidad de personalidades, trepas, listillos, pelotas y muchos “currantes”, se hace indispensable la lectura de este libro, con un mensaje muy claro para aquellas personas que desafían al futuro y que quieren y apuestan por trabajar y vivir con calidad.

A través de las 8 primeras historias, te darás cuenta de que muchas de estas situaciones ya se han dado en tu trabajo, y ¿Cuál ha sido la postura o acción que has tomado?De entre los anteriores, destaco el capítulo de “Yastas y Esques”,  el que se pone de manifiesto que aquellos que no ponen excusas y actúan siempre con la máxima eficacia y orientados a los objetivos, alejándose de encontrar problemas donde no los hay, alcanzarán las cotas más altas, porque simplemente se esfuerzan en cada minuto de su trabajo.

Se trata de un libro sencillo y directo de menos de 100 páginas, en el que estoy seguro te sentirás identificado a través de alguna de las 8 historias que relata con ejemplos de empresas. A mi me ha servido de mucho y espero que no sea el último que leo acerca del autor y sobre esta temática.

La sociedad del Futbol

Desde hace dos semanas que estamos disfrutando de la tan ansiada Eurocopa de futbol, tan esperada y deseada tanto por aficionados como por no aficionados, para tener distraía a la plebe y darles una alegría en medio de todo este panorama de rescate, o mejor dicho, préstamo bancario.

Además, ¿Cuántas banderas de España estamos viendo estos días adornando nuestros balcones? ¿Cuántas pancartas en protesta de los recortes hay sin embargo en ellos? La comparación puede ser realmente sorprendente, pero la cruda realidad es la que podemos apreciar dando una vuelta por nuestras calles. Nos volcamos más en apoyar a nuestra selección para que gane la Eurocopa, mientras nos da igual que se instaure el copago en sanidad, por poner un ejemplo de tantos.  Es lo que muchos denominan, una sociedad dormida.

Vivimos en una sociedad donde lo más importante es el yo, y mientras mi burbuja vital no sea alterada, me es lo mismo si mis vecinos han perdido su trabajo, porque mi burbuja no sufrirá cambio alguno. El problema es que tarde o temprano te acabará tocando y en caso de tener una cierta empatía, te acordarás de aquel momento en que tu pasividad podría haber condicionado el futuro. Estoy convencido que el resultado y la cooperación, en Inglaterra hubiera sido distinto (post anterior)

Mientras tanto el gobierno ya piensa de qué forma desviar la atención una vez terminen los encuentros futbolísticos, aunque lo van a tener realmente fácil, los juegos olímpicos. Yo apoyo a la selección, pero en mi balcón seguirá estando la misma reclamación a unos derechos que tanto habían costado de conseguir y que poco a poco estamos perdiendo, los culpables, en cierto modo, nosotros mismos por permitirlo.

Por tierra, mar o aire

Esas son las salidas que últimamente tienen muchos de los recién titulados españoles, solo hace falta ver los programas de moda de “Españoles por el mundo” para darse cuenta de tal situación, es más, quién no conoce alguno de estos casos.

 
Muchas veces si que encuentran un trabajo en su país pero este no ofrece las condiciones para las cuales se han esforzado durante varios años con las expectativas de lograr un trabajo digno, condiciones precarias que muchos se niegan a aceptar y que finalmente lo hacen dadas las necesidades económicas.

Otros en cambio, ni siquiera llegan a encontrarlo ya que su sector esta realmente dañado por culpa de la crisis, es el caso de todo lo relacionado con la construcción. Conozco de primero mano a M.G., arquitecta recién licenciada que ha tenido que emigrar a Alemania en busca de un futuro mejor, tras unos meses en prácticas ahora esta mejorando su Alemán, porque no os engañéis, sin hablar su idioma y solo con el inglés encontrar un trabajo allí no es nada fácil.

Sin embargo, me niego a considerar que somos una generación perdida y no estoy seguro que seamos la generación mejor preparada, lo que somos es una generación que tendrá que luchar por hacerse un hueco en la sociedad y por encontrar su camino. Esta situación complicada generará, en nosotros los jóvenes, acciones que no teníamos pensadas realizar pero que nos llevará a estar mejor preparados de cara al futuro.

Los políticos tienen gran parte de culpa, pero solo nosotros somos dueños de nuestros pasos y de enseñarles que estaban equivocados. Os dejo con el programa de ayer de la “Sexta Columna”, jóvenes sin rescate:

Jóvenes sin plan de rescate

¿Dónde vamos a cenar?

Vivimos en un mundo en el que en cada momento tenemos que estar tomando decisiones, algunas más importantes que otras y que pueden condicionar nuestro futuro o el de terceras personas, pero en el que la forma y el método en el que tomar las mismas condicionarán tanto nuestra personalidad así como la forma en la que nos enfrentamos a los problemas.

La pregunta del título es una cuestión muy irrelevante, pero sin quererlo comenzamos a establecer juicios acerca del lugar en el que nos gustaría cenar. Nos podemos basar en criterios como, que es lo que más nos gusta, o cuál fue al último sitio que fuimos y nos gustaría cambiar, qué es lo último que hemos comido y no queremos repetir, etc.  Todas estas preguntas nos las realizamos en apenas unos segundos y respondemos de acuerdo a ellas. Ahora bien, ¿Qué método seguir cuando la respuesta no es tan trivial o cuándo las consecuencias de nuestra respuesta pueden suponer un cambio?

El deseo de responder rápidamente puede llevarnos a cometer errores y por tanto, ante situaciones complejas hay que establecer un método que nos ayude a poder tomar una decisión en base a unos criterios. Aunque existen varios métodos los más utilizados son:

  •  Ranking: Primero hay que identificar los factores clave y ponderar los mismos según su grado de importancia. Posteriormente se puntuaría cada uno en base a las diferentes estrategias.
  • Escenarios: Las distintas alternativas se comparan en función de distintos escenarios futuros y se evalúan las posibles consecuencias tras llevar a cabo la acción.
  • Árboles de decisión: Se identifican los factores clave, los cuales se van eliminando progresivamente en función de unos criterios establecidos.

La utilización de uno u otro método dependerá de cada persona así como de la urgencia de la respuesta, su importancia y su complejidad. Al fin y al cabo, una decisión no es más que la  selección de una acción entre varias alternativas posibles con el propósito de conseguir algún resultado deseado y disponiendo de recursos limitados.

Todo ser humano lleva implícito la toma de decisiones de una u otra forma, y estas son las que con el paso del tiempo generarán distintas capacidades. La rapidez, la calma ante eventos inesperados son alguna de ellas, y estas se irán ganando conforme aumente el número y grado de complejidad de las acciones. ¿Qué métodos utilizáis para tomar vuestras propias decisiones e ir aprendiendo de aquellas cuya elección fue la incorrecta?