La sociedad del Futbol

Desde hace dos semanas que estamos disfrutando de la tan ansiada Eurocopa de futbol, tan esperada y deseada tanto por aficionados como por no aficionados, para tener distraía a la plebe y darles una alegría en medio de todo este panorama de rescate, o mejor dicho, préstamo bancario.

Además, ¿Cuántas banderas de España estamos viendo estos días adornando nuestros balcones? ¿Cuántas pancartas en protesta de los recortes hay sin embargo en ellos? La comparación puede ser realmente sorprendente, pero la cruda realidad es la que podemos apreciar dando una vuelta por nuestras calles. Nos volcamos más en apoyar a nuestra selección para que gane la Eurocopa, mientras nos da igual que se instaure el copago en sanidad, por poner un ejemplo de tantos.  Es lo que muchos denominan, una sociedad dormida.

Vivimos en una sociedad donde lo más importante es el yo, y mientras mi burbuja vital no sea alterada, me es lo mismo si mis vecinos han perdido su trabajo, porque mi burbuja no sufrirá cambio alguno. El problema es que tarde o temprano te acabará tocando y en caso de tener una cierta empatía, te acordarás de aquel momento en que tu pasividad podría haber condicionado el futuro. Estoy convencido que el resultado y la cooperación, en Inglaterra hubiera sido distinto (post anterior)

Mientras tanto el gobierno ya piensa de qué forma desviar la atención una vez terminen los encuentros futbolísticos, aunque lo van a tener realmente fácil, los juegos olímpicos. Yo apoyo a la selección, pero en mi balcón seguirá estando la misma reclamación a unos derechos que tanto habían costado de conseguir y que poco a poco estamos perdiendo, los culpables, en cierto modo, nosotros mismos por permitirlo.

Anuncios

Superación y Motivación.

En muchas ocasiones, si varias personas te dicen o hacen referencia a unos datos, será porque los mismos merecen la pena o aportan información de referencia.  Esta situación me ha ocurrido con distintos profesores/formadores que ilustraron su explicación haciendo uso del siguiente vídeo, en el que adjetivos como superación, constancia, ilusión, esfuerzo y motivación quedan patentes.

Tras ver el video de nuevo (nunca me canso de verlo), me viene a la memoria, los vídeos motivacionales que utilizan muchos entrenadores para preparar los partidos, y más aún cuando tienen por delante un día clave y que puede significar el triunfo que tanto añoran. Creo que especialmente en el deporte, y en concreto en el de alto rendimiento, todos los adjetivos anteriores deben estar presentes si se quiere alcanzar la cota más alta. Por tanto, me surge una reflexión, ¿Sería viable extrapolar la misma técnica al mundo laboral para motivar a los empleados?