Lo intocable no existe

Desde que hubo un cambio político en España, las palabras más escuchadas se podrían resumir en tres, recortes, déficit y prima de riesgo. Cada día se habla de ellas y no es para menos dado los últimos números, objetivo de déficit del 5,3%, recortes por más de 27.000 millones y en el que la prima de riesgo supera los 400 puntos.

Quizás otra de las palabras más escuchadas sea austeridad. Esta es la política económica que esta infundiendo toda Europa y en especial relevancia España, pues todas las partidas se han visto recortadas en gran medida, alguna de las cuales si se aumentasen probablemente crearían riqueza para el país a medio/largo plazo, pero eso debe de ser un horizonte demasiado grande para la I+D. A pesar de todo, en este escenario tan fluctuante, había dos partidas que se habían “salvado” hasta la fecha, sanidad y educación, pero su momento solo era cuestión de tiempo.

Hace una semana, nuestro presidente, anunciaba recortes/ahorros por 10.000 millones en sanidad y educación, y muchas comenzaban a ser las hipótesis sobre cuales serían las medidas a adoptar, privatización, copago, eliminación de servicios, etc. Parece ser que finalmente la que ha logrado mayor peso es el copago farmacéutico, mediante el cual se espera recaudar 3.000 millones extras. No obstante, existen otras medidas complementarias que se llevarán a cabo, como control del turismo sanitario, unificación de categorías profesionales sanitarias, servicios unificados para todo el territorio Español y central de compras (Os invito a participar en la encuesta situada al final del post).

La central de compras junto con la medida del turismo sanitario, son dos medidas que deberían de haber estado implantadas hace muchos años y que han supuesto un coladero increíble para las arcas públicas, ¿Qué empresa privada tiene en la actualidad duplicidad de compras? Ahí es donde ha residido y por desgracia seguirá, una de las peores gestiones de España, en la cantidad de duplicidades que existen en nuestro estado derivado del modelo autonómico de gestión.

Al final solo queda austeridad, ya que parece ser la palabra para salir de la crisis, Sanidad ha sido la última y aún esperamos más recortes en Educación. La pregunta del millón, ¿Servirán tantos recortes, aumento/creación de impuestos para salir de este periodo tan aciago que no hace sino que empeorar en todos los ámbitos?

Anuncios

Spain is different

Tal y como el título indica, cuantas veces no hemos escuchado la frase “Spain is different”, en ocasiones me negaba a creerlo para la realidad es realmente otra. Pese a quien le pese, España sigue siendo un país de sol, playa, comida y fiesta, a pesar de que intentemos parecer o demostrar lo contrario, es decir, un país de turismo que en los meses de verano frenará la caída del paro.

En concreto, España es diferente porque mientras que muchos países de la eurozona afrontan políticas de estimulación a la investigación, a nosotros no se nos ocurre otra cosa que reducir el presupuesto en 531 millones de euros. España invierte el 1,39% del PIB a esta causa mientras que la media europea se sitúa alrededor del 2,3%, y en los países más desarrollados y que son el actual motor de Europa, justo con quienes osamos a compararnos, llegan a niveles del 3% (más del doble).

¿Por qué muchos países optan por estimular la I+D, mientras que España hace radicalmente lo contrario? La respuesta más diplomática sería que como se esta recortando en todas las partidas de gastos, esta también debe de ser ajustada. Sin embargo, no visualizan que con la I+D se crean puestos de trabajo y que esta puede suponer a largo plazo la creación de patentes y la creación de empresas para explotarlas. Este hecho es algo que Alemania cuida a la perfección y por eso goza de tal posición en el mercado de la más alta tecnología aplicada tanto a procesos como productos (Alemania incrementará en un 5% el presupuesto de sus  organismos de investigación).

Además, las condiciones actuales de personal investigador son cuanto menos nefastas, y para conseguir un contrato digno y estable tienen que encadenar una serie de contratos becarios que hacen poco atractiva esta carrera, convirtiéndose más bien en una cuestión de vocación. Por esta razón, muchos de ellos emprenden viajes con billete de ida a países en los que se sentirán más realizados, y seguramente el billete de vuelta sea solo para disfrutar de lo que nos podemos sentir orgullosos en cierta medida, del turismo.