Amnistía Fiscal, eso lo ha dicho usted

Ayer la mayoría de periódicos comenzaban sus portadas con la noticia tan insólita e inesperada de una Amnistía fiscal durante un año. ¿Pero en que consiste realmente y que efectos puede tener para la economía española?

Básicamente consiste en que todos los evasores/defraudadores fiscales que no estén al corriente con hacienda, podrán regularizar su situación a cambio de un “gravamen” que será de un 8% para empresas con dividendos en paraísos fiscales o un 10% para los contribuyentes que afloren rentas no declaradas. Esto significa la desfachatez, que pagarán mucho menos que si hubieran tributado cuando tocaba, al no haber seguido las reglas del juego saldrán ganando.

Este proceso ha sido llamado por el gobierno “Plan de regularización Tributaria” o mejor dicho, ven ahora si no quieres que te investigue en un futuro por delitos fiscales. Al final lo que se espera mediante esta amnistía, es recaudar alrededor de 3.250 millones de euros. No obstante, ¿Por qué van a legalizar su situación y no continuar en su posición “privilegiada”? El gobierno también ha anunciado que a partir del 2013 se endurecerá el régimen sancionador para quienes evadan los impuestos, con lo que se espera que sirva de motivación para atraer más dinero (movimiento ya usado por Felipe González en el 1991).

Lo quizás más sorprendente son las declaraciones, de por el entonces partido de la oposición, en las que manifestó su total desacuerdo por una amnistía propuesta por el PSOE. Antes las siguientes palabras “Es tan injusto, tan antisocial, tal barbaridad, que estamos en contra” y también “no es de recibo que a los que pagan se les suban y a los que defraudan se les perdone” Cospedal habrá tenido un sueño de que todo eso era mentira, porque “donde dije digo digo Diego” se les ha quedado excesivamente corto:

Anuncios