La sociedad del Futbol

Desde hace dos semanas que estamos disfrutando de la tan ansiada Eurocopa de futbol, tan esperada y deseada tanto por aficionados como por no aficionados, para tener distraía a la plebe y darles una alegría en medio de todo este panorama de rescate, o mejor dicho, préstamo bancario.

Además, ¿Cuántas banderas de España estamos viendo estos días adornando nuestros balcones? ¿Cuántas pancartas en protesta de los recortes hay sin embargo en ellos? La comparación puede ser realmente sorprendente, pero la cruda realidad es la que podemos apreciar dando una vuelta por nuestras calles. Nos volcamos más en apoyar a nuestra selección para que gane la Eurocopa, mientras nos da igual que se instaure el copago en sanidad, por poner un ejemplo de tantos.  Es lo que muchos denominan, una sociedad dormida.

Vivimos en una sociedad donde lo más importante es el yo, y mientras mi burbuja vital no sea alterada, me es lo mismo si mis vecinos han perdido su trabajo, porque mi burbuja no sufrirá cambio alguno. El problema es que tarde o temprano te acabará tocando y en caso de tener una cierta empatía, te acordarás de aquel momento en que tu pasividad podría haber condicionado el futuro. Estoy convencido que el resultado y la cooperación, en Inglaterra hubiera sido distinto (post anterior)

Mientras tanto el gobierno ya piensa de qué forma desviar la atención una vez terminen los encuentros futbolísticos, aunque lo van a tener realmente fácil, los juegos olímpicos. Yo apoyo a la selección, pero en mi balcón seguirá estando la misma reclamación a unos derechos que tanto habían costado de conseguir y que poco a poco estamos perdiendo, los culpables, en cierto modo, nosotros mismos por permitirlo.

Anuncios

Por tierra, mar o aire

Esas son las salidas que últimamente tienen muchos de los recién titulados españoles, solo hace falta ver los programas de moda de “Españoles por el mundo” para darse cuenta de tal situación, es más, quién no conoce alguno de estos casos.

 
Muchas veces si que encuentran un trabajo en su país pero este no ofrece las condiciones para las cuales se han esforzado durante varios años con las expectativas de lograr un trabajo digno, condiciones precarias que muchos se niegan a aceptar y que finalmente lo hacen dadas las necesidades económicas.

Otros en cambio, ni siquiera llegan a encontrarlo ya que su sector esta realmente dañado por culpa de la crisis, es el caso de todo lo relacionado con la construcción. Conozco de primero mano a M.G., arquitecta recién licenciada que ha tenido que emigrar a Alemania en busca de un futuro mejor, tras unos meses en prácticas ahora esta mejorando su Alemán, porque no os engañéis, sin hablar su idioma y solo con el inglés encontrar un trabajo allí no es nada fácil.

Sin embargo, me niego a considerar que somos una generación perdida y no estoy seguro que seamos la generación mejor preparada, lo que somos es una generación que tendrá que luchar por hacerse un hueco en la sociedad y por encontrar su camino. Esta situación complicada generará, en nosotros los jóvenes, acciones que no teníamos pensadas realizar pero que nos llevará a estar mejor preparados de cara al futuro.

Los políticos tienen gran parte de culpa, pero solo nosotros somos dueños de nuestros pasos y de enseñarles que estaban equivocados. Os dejo con el programa de ayer de la “Sexta Columna”, jóvenes sin rescate:

Jóvenes sin plan de rescate

Alzando la voz

“Están librando una batalla que no es la suya”. Siento pensar de forma opuesta respecto a la persona que ha dicho tal frase, porque si cientos de jóvenes han salido en estos días a la calle, ha sido debido a los impagos de la Generalitat, que hacía que muchos centros de la Comunidad Valenciana no tuvieran ni calefacción, ni tizas e incluso ni tan siquiera para hacer fotocopias. Que cada uno reflexione entonces si la frase inicial es correcta.

Es totalmente cierto que las formas y modos de manifestarse no son los adecuados, porque son “manifestaciones no legales”, sin embargo, el mero hecho de realizarlas de una “forma legal” nunca va a tener las mismas repercusiones en primera instancia. Es muy triste decir esto, porque significa que lo legal, lo justo, lo correcto, no funciona como debería en nuestro estado. ¿Cuántas primeras portadas ocuparon las manifestaciones de los funcionarios públicos de la Comunidad Valenciana el 21 de Enero? Si consultáis ambas portadas, las diferencias están muy claras.

Por otra parte, no quiero entrar en la evaluación acerca de la policía y si esta ha actuado con exceso de autoridad, porque ahí no radica el trasfondo de toda esta situación (otro hecho de gran astucia que bien lo podríamos incluir en Ignorantes), sino de qué manera hay que manifestarse para ser realmente escuchado. La respuesta es clara, si apareces en la televisión y en varios periódicos importantes en primera plana, quizás se te tendrá en cuenta y será estudiada tu petición; en caso contrario, habrá sido un esfuerzo inútil.

Al final acabamos teniendo lo que nos merecemos, por no haber reaccionado con antelación y no parar al hombre del saco.